lunes, 22 de octubre de 2012

Una imagen para el recuerdo: El cine Almirante


Cuando yo era niño, pasaba mucho por delante del cine Almirante de S. Fernando (Cádiz), cuando en los años setenta, iba con mis padres de paseo, los domingos. Me impresionaban sus gigantescas carteleras, cuando pasábamos por allí, con el coche. Se me desbordada la imaginación, y en mi interior deseaba ver todas las películas que ponían; que con frecuencia eran de terror o ficción. Pero no fue, hasa finales de los ochenta, cuando entré por primera vez. Solo ví, dos películas an total: "Los Inmortales" y "Amsterdamned". 

"Los Inmortales" ya la ví, con anterioridad. Pero ese sábado por la tarde, creo que era, mi primo y yo, estábamos aburridos, y no sabiendo qué hacer (y sin internet ;) ), nos decidimos a verla a de nuevo. El argumento, es de sobras conocido: Unos inmortales distribuidos por todo el mundo, sienten deseos de matarse unos a otros, mediante el método de cortarle la cabeza a su rival, hasta que solo quede uno.

"Amsterdamned" tal vez la viera a principios de los 90. Estaba en esos tiempos aprendiendo en unos cursillos, y resultó que el profesor, no vendría en toda la tarde. Así que, cogí el autobús de Cádiz a S. Fernando, y fuí a verla. Al principio sentí mucha intriga, ya que la ambientación era la de una película de terror. Luego, quedó totalmente claro, que la película era detectivesca. Un asesino en serie que se escondía en los canales de la capital de Holanda, se dedicaba a matar a la gente. Me pregunté si la película fue hecha para promocionar el turismo, ya que la cámara sacaba el entorno callejero, con todo lujo de detalles. Tal vez no fuera mala película, pero si entras a ver una que piensas, es de terror, y en vez de un monstruito sembrando el terror, te encuentras con coches de policia, tocando la sirena, te entra una enorme rabia.

A mediados de los 90, el cine cambió, y se convirtió en discoteca. También la visité, y con mucho más frecuencia aún, que cuando era cine. Qué tiempos, aquellos. Incluso habían puesto un par de proyectores viejos de gran tamaño, como decoración, cerca de la pista, y que seguramente se usaron para proyectar aquellas películas que tanto ansiaba ver en los 70. Pero con la llegada del segundo milenio, la disco cerró. Ahora es una sala de exposiciones y el congreso.