domingo, 16 de junio de 2013

¿Reposo veraniego?


El verano ya está aquí, y es probable que deje descansar a este blog, durante ese tiempo. Sí, he dicho bien; este blog, pues los demás, probablemente, los reforme. Hay un par de ellos, muertos de pena o con temática obsoleta, que necesitan una revisión, y ser ajustados a mis necesidades, y qué mejor ocasión que la llegada del verano, para hacerlo. Los otros blogs los seguiré actualizando, pero con más tranquilidad; pues para eso están las vacaciones. De camino, aprovecharé para hacer alguna cosilla que tengo en mente.

Aprovecho para comunicar a los usuarios de Google + que me pongan en sus mensajes los enlaces a sus blogs, pues me hago un lío buscandolos entre tantos artículos.

Felices vacaciones, y hasta pronto.


lunes, 10 de junio de 2013

Las aventuras de Star Gordo


Permitidme que os presente a "Star Gordo". En realidad debería habéroslo presentado antes que a Mercurita, ya que lo creé en ese inspirado principio de verano del 2.004 que me dio por escribir relatos; y a ella, a principios de primavera del 2.009. Pero siguiendo su costumbre, la traviesa hadita se coló ;)

La historia trata sobre la vida de un hombre llamado "Tonio Saincho" que desciende de padres terrestres. Estos ven descender a una nave de la que salen unos hombres amistosos que dicen ser comerciantes del planeta "Tirio" en busca de nuevas rutas comerciales. Les hablan del "Binomio Galáctico" o la unión de los planetas de dos galaxias, y la prosperidad allí existente. También hay muchos terrestres viviendo allí, por lo que si se animan a ir, no estarán entre desconocidos. Prueba de ello, es que les estaba hablando en su mismo idioma, aprendido de los propios terrestres que vivían en el Binomio.

Tras pagar el viaje, y junto a algunos vecinos, se trasladaron desde el planeta Tierra a una luna llamada "Yunia", perteneciente al "Binomio Galáctico". El transportista que los animó a emigrar, les había mentido.

Esa tierra no era próspera en absoluto. Estaba formada por pueblecitos casi vacíos, pero habitados por gente tranquila. Al informarse por los pobladores de su situación, sintieron que pese a la estafa sufrida, deberían darles las gracias a los transportistas por no haberlos vendido como a esclavos. Les habrían pagado mucho dinero por ellos. Al parecer, esa era su intención inicial. Pero como había niños en la nave, se conmovieron, y optaron por dejarlos en dicha luna, como mal menor. Los viajeros decidieron quedarse, pensando que la situación mejoraría con el paso de los años. Pero no fue así.

Al fallecer los padres del protagonista, este se quedó solo con su tío "Juanio", el cual era un borracho que administraba la herencia de los padres de Tonio, en beneficio propio. Al cumplir los treinta y cinco años, Tonio le pide a su tío, que le entregue de una vez por todas, su parte de la herencia. Este le da largas, diciendo que ese dinero hace falta para arreglar la casa. Su sobrino no le cree, y se ponen a discutir. Lo acusa de ser un borracho, tirano y vividor. El enfadado Juanio coge un cuchillo y amenaza con clavárselo a Tonio, si vuelve a hablarle así. Tonio no dice nada. Ya lo tiene claro. Se irá a escondidas, cuando Juanio no esté. Sabe donde guarda el dinero, y se llevará su parte, aprovechando la ausencia de su pariente tirano cuando vaya una noche a la taberna, a jugar a los dados y a emborracharse.


Lleno de remordimiento, Tonio se va, pero deja una nota de despedida. Planea encontrar trabajo en un planeta cercano, llamado "Bilmo", casarse y formar una familia. Puede que con el tiempo, también consiga econciliarse con su tío, y llevarlo a vivir con él. Sin embargo, sospecha que el mejor sitio al que puede ir, es a la no tan cercana "Teluria". Allí hay muchos terrestres. Piensa que al dar ese paso importante, su vida cambiará también. Por ese motivo, decide ponerse otro nombre. Ya no será "Tonio Saincho", sino "Star Gordo". "Star" por las estrellas, y "Gordo" por la barriga. Cree que la combinación de la fantasía y la realidad le traerá buena suerte. Sin pretenderlo, será partícipe de una apasionante aventura espacial. Algo muy diferente a sus objetivos iniciales.

Este pretendía ser un relato de humor. Por ello llamé al protagonista, "Star" por "Star Wars" y "Gordo" por el héroe de los comics de los años 40, "Flash Gordon". Pero cambié de idea, y pensé que sería mejor un relato serio de ciencia ficción. Pero no me hice a la idea de cambiarle el nombre al protagonista. De Star Gordo hice varios libros, de los cuales solo está disponible, de momento, el primero. Aún tengo mucho que editar. También hice una subserie llamada "Crónicas del Binomio Galáctico" en el que los protagonistas son personas del entorno de Star Gordo.



  El blog lo tengo en edición, pero si queréis echarle un vistazo, aquí lo tenéis.