lunes, 24 de noviembre de 2014

Pereza bloguera


Ya llevo unos cuantos meses sin escribir en el blog. Pierdo demasiado tiempo en el Facebook. Antes lo tenía, casi de adorno. Pero me he agregado a más páginas interesantes, y mi curiosidad hace que me interese en las noticias. Como es natural, acabo irritado. Pues no falta información sobre la corrupción política, injusticias sociales, etc....
A eso hay que unir los consejos sobre la salud, tan contradictorios. En un artículo leo que el chocolate es bueno para la salud, en otro que es malo ¡Madre mía! Hay contradicciones tan notables, que no es difícil irritarse. El más perjudicado es el blog, pues con la cabeza hecha un bombo, no tengo ganas de escribir. Peor aún, tengo unos cuantos artículos escritos, que solo tengo que copiar y pegar aquí, y editarlos, claro está. Pues no pocas veces escribo del tirón, y me olvido de corregir. Tengo varios blogs más, aún más descuidados que este. En el están las cosas que escribo. Más de una vez me dijeron, que es mejor tener un blog para todo, pero yo no compartía esa idea, porque los artículos antiguos van cayendo, y los nuevos los sustituyen ¿O es que soy yo, el que se organiza mal? Creo que eso voy a hacer; escribir de todo un poco en este aquí, incluidas mis obras, y cuando esté más libre, pasarlas a los blogs dedicados a ellas. Intentaré olvidarme del dichoso Facebook, o leerlo menos.