Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Cuestión de entendimiento

Imagen
Cuando llamé a mi novio, lo noté con muy pocas ganas de salir a dar una vuelta. No podía decirse que fuera un problema en nuestra relación. Sencillamente, se había comprado un órgano electrónico para manejarlo desde el ordenador, no entendía las instrucciones, y le daba mucha rabia tener que dejar de investigar.


   —¿Pensabas dejarme por un aparato con teclas? Dije, bromeando, comprensivamente.    Mario sonrió.    —No, Lucía. Es que ya había empezado a aprender un poco; solo un poco, a aprender el manejo del programa. Se llama "Fl Studio".



   Le pregunté si había leído las instrucciones, a lo que me dijo, que estaban en inglés. Me preguntó si podía ir al día siguiente a su casa, para ver si yo tenía más suerte que él, pues era muy torpe en cuestión de idiomas. Eso hice. Mario tenía motivos para no entender el manejo del aparato, pero en vez de aplicar una estrategia de entendimiento, se ponía a activar las opciones del menú, sin ton ni son. Creo, sinceramente, que esa e…

Encuentro en la capital

Imagen
   Mi nombre es Lucas, nací a principios de los años sesenta, y bendito el día que tuve la idea que tuve de comentar en mi blog, anunciando mi visita a Madrid, para asistir a la boda de un pariente mío. Uno de mis visitantes, (muy escandaloso, por cierto) se ofreció a acompañarme durante mi vista. Le dije que iba a ser una cosa breve, no más de dos días. A lo que me dijo, que "estupendo, socio. En cuarenta y ocho horas hay tiempo de hacer muchas cosas". Le insistí, que probablemente, saldría de la boda algo bebido, a lo que respondió, que eso era mucho mejor. Así estaría en mejores condiciones de acompañarle.


   Me di por vencido, y accedí. Por la mañana iría a la boda, descansaría un par de horas, y por la noche quedaría con él. Ese hombre se hacía llamar “Jaujaro” en los foros por los que frecuentaba. Su blog era repulsivo, pero por motivos diplomáticos le dije que era encantador. Era frecuentemente expulsado por saltarse las normas, insultar a los foreros y faltarles el …

Inspiración poética

Imagen
Inspiración, eso es lo que busca el solitario poeta en los tranquilos campos de la llanura segoviana. El canto monótono de las cigarras lo acompañan en su caminata. La hierba cruje bajo sus cansados pies. Lleva un par de horas andando, y el cansancio empieza a hacer mella en él. Por ese motivo hace un último esfuerzo para subir a una empinada colina. Cuando llega, se sienta en el suelo con algo de brusquedad. De su mochila saca una cantimplora. Por mucho que le guste estar en armonía con la naturaleza, no puede evitar una sensación de agobio al beber el agua. Está caliente, pero no es de extrañar. La inclemencia del sol a sus espaldas se ha cobrado su tributo. Coge su gorra, y con la visera se abanica como puede.
 Está atardeciendo. Coge la libreta y un lápiz. Se pone a escribir, pero no es su día. Las rimas no encajan, y sus pensamientos parecen estar en otra parte. Se dice a sí mismo, que las estrellas, la luna y el sol, ya han sido representados en el papel en multitudes de ocasi…

Fin del descanso, San Fermín, y otros recuerdos

Imagen
Estaba un poco en duda, si tomarme el descanso durante todo el verano, o darle un empujoncito al blog. Porque las personas somos así. Como nos entre la flojera, nos relajamos y no hacemos nada. De hecho, basta con ver las fechas de mis posts para saber que se llevó un buen tiempo inactivo, hasta que me decidí darle vida. Así que, no me lo pensé mucho. 
   Bien, ya estamos en San Fermín. Nunca he asistido a esas fiestas, pero por un motivo u otro, no pocas veces he tenido motivos para recordarlas. Uno de ellos era cuando me iba de acampada con los boys scouts. En al menos tres ocasiones, me cogió San Fermín, fuera de mi Cádiz natal. De hecho, cuando pocos años después fuí al cuartel de instrucción de Cerro Muriano, me sorprendí mucho, que la jura de bandera no cayera ese día, y lo tuviese de permiso.    Cuando en 2.011 hice un curso de diseño gráfico, también me tocó San Fermín. No era nada relevante, simplemente, era un día más. Pero nuestro profesor era de Pamplona, y le preguntá…