miércoles, 17 de diciembre de 2014

Paralelismo entre el autor y su obra: "¿Sabe usted leer?"


   Se ha dicho infinidades de veces, y con razón, que cuando un autor escribe algo, en realidad está exponiendo su vida o parte de ella, en los textos que forman parte de su obra. Unas veces es consciente de ello, y otras, no. 
   En esta ocasión quiero relatar una escena de mi libro: "Mercurita la aprendiz de hada". La protagonista de la historia, al llegar a la puerta de la escuela por primera vez, se encuentra algo extraviada. Necesita saber dónde está la directora. No ve a nadie. El patio está vacío en esos momentos. de pronto encuentra a un hombre que está barriendo. Le pregunta con educación, dónde puede encontrar a la directora. Su respuesta es fulminante:

   "¡Está dentro. Busca y la encontrarás! Si no la ves, es tu problema". Dice señalando hacia la puerta del edificio.

   El breve encontronazo descrito. está basado en hechos reales. Hace años, en 1.992, creo recordar, fui con mi hermana a una estación de autobuses. La que he puesto en la portada de este artículo, no. De hecho, voy a omitir el lugar para no complicarle la vida a nadie. Bueno, pues como decía, en esa estación estábamos esperando la llegada del autobús, cuando vemos pasar a un barredero de la estación, haciendo su trabajo a desgana, y con cara de amargado. Una señora se levanta de su asiento, y le pregunta dónde están los servicios. El "buen señor" le dice con malos modales, señalando hacia una puerta:

      "¡Ahí!...¡Si es que sabe leer!

      Y ahí quedó la cosa. Pues nadie le dijo nada para no tener problemas. Con razón o sin ella, a ese trabajador le faltó educación, pues nada justifica tratar así a una persona despistada que no encuentra el camino hacia el retrete. Semejante despiste le puede pasar a cualquiera.  
   A mi hermana y a mi, nos llamó la atención la presencia de un hombre comiendo pipas, tirando las cáscaras al suelo. Temíamos que el barrendero se enfadase, pero no le dijo nada. También es cierto que el devorador de pipas era de complexión fuerte, y no era muy aconsejable discutir con él.  Son cosas de la vida.


4 comentarios:

  1. ¡¡ Felices Fiestas Tio Antonio!!! Que disfrutes de estos días!!!

    ResponderEliminar
  2. Las estrategias de quienes se dedican a la cretividad son, imagino, además de personalísimas, casi ilimtadas.

    Celebro que hayas regresado a tu espacio.
    Buenn 2015, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a todo@s por vuestros comentarios. Sí, tengo un poco de memoria, que a veces no me gustaría tener. La variedad estratégica literaria es como diría "Una mirada" ilimitada. Todo está permitido para resaltar y engrandecer las creaciones literarias. Buen y próspero año, queridos visitantes y compañeros blogers.

    ResponderEliminar

Expresa tu opinión, libremente, y sin miedo a robarle protagonismo al administrador de este blog ;) pero hazlo con respeto.