lunes, 16 de enero de 2017

La chaqueta roja



Para mí, ocurrió hace poco. Pero fue en 1.982 ó 1.983, mientras hacía el servicio militar, que sucedió esta anécdota. Yo estaba destinado de ordenanza en la residencia de suboficiales. Nustra tarea consistía en cuidar las habitaciones de los suboficiales que estaban alojados, además de los estudiantes, parientes de militares, que también las alquilaban. Igualmente, les servíamos la comida a aquellos que se apuntaban para comer.

       Un día, buscando no sé que cosa en el pequeño cuarto trastero que teníamos en la sala que daba al comedor, vimos trapos viejos, algún que otro plato, detergente para vajillas, etcétera. Muy al rincón vimos una fea caja de cartón que contenía adornos navideños. Encima de ella había una arrugada vestimenta roja, descolorida, que nos llamó la atención.

       Detrás de nosotros estaba el subteniente o "Schuster", como lo llamábamos para abreviar, cuando no estaba delante. Era el encargado de administrar la residencia, y también de controlarnos para que hiciéramos las cosas bien hechas. Al ver la chaquetilla nos contó una historia.

       "Esa era de Antonio, un ordenanza que estuvo aquí, hace unos años. En la vida civil era mayordomo. Era muy trabajador y tenía mucho porte y elegancia. Tanto, que en la residencia de oficiales nos lo pedían para las ocasiones especiales y celebraciones militares. Aún lo recuerdo, callado, sujetando unas tazas de café, calientes, sin protestar. Esa chaquetilla se compró solo para él. También animaba a sus compañeros ordenanzas a esforzarse en sus ocupaciones y hacer las cosas mejor. Pero todo tiene su fin. Acabó el servicio militar y regresó a su casa. Se le echa mucho de menos".

       Desde ese día, a las habituales rabietas y reproches que nos echaba el Schuster, añadió otras en las que añoraba a mi tocayo, el licenciado mayordomo. La chaquetilla roja, imagino que acabó en la basura. Durante el tiempo que estuve en el cuartel, nadie se la puso ¿O tal vez, Antonio nunca existió, excepto en la imaginación del suboficial, que al ver la indumentaria roja, procedente de sabe Dios donde, se inventó la historia para darnos un ejemplo a seguir? A saber.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Expresa tu opinión, libremente, y sin miedo a robarle protagonismo al administrador de este blog ;) pero hazlo con respeto.